En De lector a lector

Muchas gracias

Vídeo de EL INFORME DEL ROEDOR

Aquí tenemos el vídeo de presentación de
EL INFORME DEL ROEDOR
en You Tube.

Página web del libro

Difícil respuesta

Interrogantes muy vitales

Observaba la puerta sin pensar en cosas claras, sin pensar, con las quijadas entreabiertas, sin beber ya, sin moverse ya, con la puerta iluminada en sus pupilas rectangulares, verticales, mientras la noche se expandía.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 9).

Entorno amenazante

El miedo

Una inmensa nube de tormenta, con ojos como fauces, raía el azul diáfano del cielo. Se cimentaba con violencia, instalaba sus sacos de pedrería helada, sus aguas granizadas. Los relámpagos mostraban sus múltiples ojos para que las personas de la calle conocieran el rostro de las almas atormentadas: unas fauces amortiguadas por la quemazón del rayo y la Goma-2 de los truenos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 7).

En los dientes de la noche, en iBookstore

EN LOS DIENTES DE LA NOCHE, relato perteneciente a Cuentos agrios, disponible en iBookstore.

En los dientes de la noche, de Antonio Gálvez AlcaideEN LOS DIENTES DE LA NOCHE es una historia de pesadilla. Su protagonista es una adolescente que padece de obesidad. No existe ningún tipo de compasión por ella dentro de la atmósfera inquietante y violenta en que se mueve. Pese a todo, la compasión es algo de lo que ella misma carece. En esta historia de tenso andamiaje vemos que el destino puede ser cruel con ciertas personas, unas personas que, por otro lado, no están exentas de crueldad, con lo que el pez se muerde la cola siempre hacia el abismo. EN LOS DIENTES DE LA NOCHE es un relato que pertenece al libro CUENTOS AGRIOS.

EN LOS DIENTES DE LA NOCHE
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Alguien en incuestionable agonía

valentine gode darel agony

El individuo yacía sobre las escaleras, en un estado de incuestionable agonía.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 133).

Una paloma verde

Una paloma verde

—¿Eres la paloma verde?

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 122).

Como la seda

felicidad

El domingo transcurrió —como suele decirse— como la seda. Sólo se apreció en Salvador un hueco intrincado, que Magdalena alisó de inmediato. Los graves lances recientes coleaban.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 113).

Nueva sonrisa

Cariño

A Salvador le brotó, por segunda vez a lo largo del día, una sonrisa ancha, sin ataduras.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 106).

En el mar

—Y ya ves cómo ha terminado. ¿Se sabe si lo han matado? ¿O si él mismo se tiró al mar, completamente cansado de vivir? ¿O si fue un accidente?

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 99).

Miedos evadidos

—Menos mi Magdalena, a mí ya todo me importa un carajo —sentenció, ahora con una voz rígida y sonora—. Se acabaron los miedos.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 83).

Mujeres

—Tu padre no quiere a la niña que te has agenciado. Tuvo novio. Se lo dijo a tu madre el otro día pegando un montón de voces.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 37).

Ambiente del bar California

A Pepe se le veía animado. Se le agarraba esa ilusión misteriosa, impetuosa y positiva que suelen tener las parejas de novios durante las primeras citas.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 36).

Soledad y tiempo

Llevaba un mes sin afeitarse. Le crecieron pelos de loco, unos pelos tiesos y desorientados, escarolados y enredados. Una mañana se percató de que no temblaba de miedo, sino de frío, y sospechó que había perdido la noción del tiempo.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 27).

El pronto invierno

Pronto se echaría encima el invierno, con sus largas noches heladas de confusión y escarcha

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 19).

Miedo en el Raval

Hombre cagando en plena calle

Por muchos aplausos reales que sonaran a la vuelta de la esquina, las dentelladas del miedo se mantenían como salivajos prehistóricos.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 18).