Desvaríos

Uno de los gestos del desvarío

—No levantemos la voz… los críos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El acoso» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 107).

Recuerdos de una secta

Sectas

El camillero, con los músculos muy tensos, arrancó el coche y salió despacio.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El acoso» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 106).

Viento terrorífico

Ejemplo de viento huracanado

El viento se cebó con él de la forma más cruel que pudo.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El acoso» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 105).

Aferrarse a la confianza

Un gesto de confianza

Me acerqué a la puerta del dormitorio, más muerto que vivo.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 77).

El encuentro

Tirabuzones

Todavía conservaba los tirabuzones que le hizo el otro en el pelo con los dedos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 74).

Triste imagen

Cuernos

Ella sonreía al fulano. Se notaba que se encontraba más a gusto que Dios. A veces le acariciaba una manita a la criatura. A mí, Juan, a mí me dieron ganas de cagar. Se me puso el cuerpo descompuesto. Me dio un miedo de dos pares de cojones.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 72).

De lo peor (2)

Llanto inimaginable

La niña de un mes de vida enronquecía. El furor de su llanto la dejaba sin respiración.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El itinerario» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 65).

Un paseo tenso

Embarazada

Todo era muy helado y oscuro. No se adivinaba ni la arena que pisaban.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El itinerario» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 52).

Sin palabras

Sin palabras

Pienso que siempre camino sin hablar, que entro al cine sin hablar, que compro alimentos sin hablar, que las palabras

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Sobre los escombros» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 41).

Difícil respuesta

Interrogantes muy vitales

Observaba la puerta sin pensar en cosas claras, sin pensar, con las quijadas entreabiertas, sin beber ya, sin moverse ya, con la puerta iluminada en sus pupilas rectangulares, verticales, mientras la noche se expandía.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 9).

Muerte cercana

Etarras

—Sí, por qué.
—Porque lo acaban de hacer picadillo en Bilbao, junto a un teniente y varios rasos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 8).

Entorno amenazante

El miedo

Una inmensa nube de tormenta, con ojos como fauces, raía el azul diáfano del cielo. Se cimentaba con violencia, instalaba sus sacos de pedrería helada, sus aguas granizadas. Los relámpagos mostraban sus múltiples ojos para que las personas de la calle conocieran el rostro de las almas atormentadas: unas fauces amortiguadas por la quemazón del rayo y la Goma-2 de los truenos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 7).

Atentado en Atocha…(49)

eta

Atentado de ETA en Atocha, 11 de marzo de 2004

Atentado de ETA en mi ciudad. Clima de guerra. No hace ni dos horas. En la estación de Atocha. Hoy es 11 de marzo, 11 de marzo, 11 de marzo. Estaba ya casi arreglada para irme a la fácul y suena el teléfono. Era mi padre, desde Barcelona.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 57).

Editoriales españolas

No estoy peleado con los editores de papel. Ni reñido. Ni molesto. Ni siquiera me lamo frustraciones. Tan sólo comprendo que los editores de papel son contraproducentes en lo que se refiere a lo que ellos tienen de canal.

Entradilla inicial. Texto de DIETARIO EN RED 2004-2006