Presentación en vídeo de MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA

Aquí tienen ustedes la presentación, en You Tube, de mi adaptación al castellano actual del libro titulado MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA, de Gonzalo de Berceo, autor del siglo XIII. Si mis referencias no me fallan, no se ha hecho ninguna adaptación al castellano actual de esta obra. O sea, mi libro, el libro que van a ver en pantalla, es el primero publicado de Gonzalo de Berceo en la lengua española que se habla en la actualidad.
Para más información sobre este libro, pueden visitar su página principal, aquí.
La página de Amazon es la siguiente: https://www.amazon.es/dp/1540313743

Haz clic en la imagen para ver el vídeo Milagros de Nuestra Señora

Presentación, en You Tube, del libro MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA, de Gonzalo de Berceo, al castellano actual

El tiempo

Tiempo

La espina de la añoranza retrocede en el tiempo.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (y pág. 182).

 

Vidas

Vidas

Innumerables pisadas dejaron grabadas, en las baldosas, la historia de sus vidas.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 172).

 

Estampa enmarcada de Jesucristo

Jesucristo

Se trataba de una enorme estampa enmarcada con la imagen de Jesucristo.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 162).

 

Súbita calma

Súbita calma

Imagen de la calma

—Podéis dormir en paz.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 152).

Justinita la Idolatrada, en iBookstore

JUSTINITA LA IDOLATRADA, cuento perteneciente a Relatos del fuego sanguinario y un candor, disponible en iBookstore.

Ebook Justinita la Idolatrada, de Antonio Gálvez AlcaideJUSTINITA LA IDOLATRADA es una historia de amor filial. En JUSTINITA LA IDOLATRADA se aprecia la tremenda congoja de la señora Justina, a la que se le muere su bebé en los brazos para recoger un desenlace impensable. JUSTINITA LA IDOLATRADA es un cuento que pertenece al libro RELATOS DEL FUEGO SANGUINARIO Y UN CANDOR.

JUSTINITA LA IDOLATRADA
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Una niña perdida en el mar, en iBookstore

UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR, cuento perteneciente a Relatos del fuego sanguinario y un candor, disponible en iBookstore.

Ebook Una niña perdida en el mar, de Antonio Gálvez AlcaideUNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR es la historia de una supervivencia milagrosa en una costa del Caribe. Valeria, de diez años de edad, se ve obligada a hacerse cargo del cuidado de dos niños menores que ella, sin saber que quien apareció como un náufrago, es Eduvigis Lindavista, una niña que había fallecido en olor de santidad hacía muchos años, una niña que, tras su muerte, aparece por primera vez en el mundo de los vivos, en cuerpo y alma, en la consecución de esta historia. Y lo hace de la forma más sencilla, como un huésped más en el triste alojamiento de las pasiones terrenales. UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR es un relato que pertenece al libro de cuentos titulado RELATOS DEL FUEGO SANGUINARIO Y UN CANDOR.

UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Extraña caída en picado, en iBookstore

El ebook Extaña caída en picado, el inicio de la novela El solitario, disponible en iBookstore.

Ebook Extraña caída en picado, de la novela El solitario, de Antonio Gálvez AlcaideEXTRAÑA CAÍDA EN PICADO es el inicio de la novela de Antonio Gálvez Alcaide titulada EL SOLITARIO.
En EXTRAÑA CAÍDA EN PICADO asistimos al desmoronamiento psicológico de Salvador, el personaje principal de la novela, que vive en el número 57 de la antiquísima calle Escudellers, de Barcelona. Aquí encontramos, de manera detallada, la descripción del barrio de Salvador, su ambiente nocturno y diurno, el barrio de la Ribera, perteneciente al barrio chino de la ciudad.
A Salvador, en esta primera parte, se le manifiestan los primeros elementos llamados a convertirse en portentos, entre ellos, la aparición en su casa de un rostro barbado, el rostro de Jesucristo, rigurosamente exacto al que se muestra en la denominada Sábana Santa de Turín.

Sinopsis de EL SOLITARIO:
En el número 57 de la calle Escudellers de Barcelona vive Salvador, un hombre enfermo y huidizo que arrastra una tragedia personal. De forma inexplicable, su vida empieza a tener paralelismos con la vida de Jesucristo. Rompiendo su terrible soledad aparece Magdalena, una mujer que vive en el famoso barrio chino barcelonés y trabaja como dependienta en el mercado de la Boquería. Entre ellos se produce un amor tan profundo que la miseria de sus vidas se transforma en algo parecido a una constante cucharada de miel.
El entorno de Salvador es muy limitado, el mismo que les corresponde a las personas solitarias. Su única relación, más allá de las puertas de su casa y de la irrupción de Magdalena, es la que mantiene con los vecinos de su rellano, que no pueden ocultar el portento que viven en cierta ocasión.
Más allá del amor sin cortapisas, del choque entre el bien y el mal, de la denominada violencia de género, de la vida nocturna en la parte vieja de Barcelona, la gran quimera cristiana se convierte en algo tangible, demasiado hermosa para que sea perdurable. Y ante todo, Salvador y Magdalena; Magdalena y Salvador, una pareja inolvidable.

EXTRAÑA CAÍDA EN PICADO
también se puede adquirir en
Amazon
GooglePlay
Kobo
Nook

Un medio muerto

agonia

—Oye —dijo Pepe a su novia al observar que disminuía su atención—. Atiende a lo que voy a decir: Salva, el que está a punto de cruzar esa puerta, hace un rato ha resucitado a un medio muerto en mi escalera.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 138).

La plaza George Orwell

Plaza George Orwell, Barcelona—¿Habéis visto la plaza? —preguntó Fede.
Se refería a la plaza Orwell. Pepe y su novia despacharon una mueca de extrañeza.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 136).

Infarto de miocardio

infarto

Sólo le faltaron once minutos para estar muerto. Se quedó fulminado en su primer infarto de miocardio.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 135).

Ver

ver

—¿A ver? ¿Me dejan? —preguntó Salvador haciéndose paso—. Despejen. ¿A ver?

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 134).

La lluvia de Barcelona

—¿Y quién eres tú para que la lluvia te haga caso? —preguntó Magdalena con un inconfundible tono de incredulidad, matizado por un hilo de incipiente divertimento.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 105).

Como ositos de peluche

Ositos de peluche

Las risas y los juegos giraron por toda la vivienda como ositos de peluche ensalzados, apretados.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 104).

Un bendito

Pensó que a un bendito se le debía todo el respeto posible, que no se le podía gritar ni de lejos ni de cerca, ni desde la distancia del váter.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 103).

Como una sombra

Lluvia en la ciudad

Era una sombra andante. Con su manto en bandolera, parecía de otro tiempo. La gravedad de su porte infundía respeto.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 60).

Las Golondrinas de Barcelona

—¡Eh, Golondrinas! —dijo mirándolas de tú a tú—, la poca luz que os llega, se os cae como de limosna, igual que a mí.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 59).

En el puerto de Barcelona

Puerto de Barcelona y monumento a Cristobal Colón

Puerto de Barcelona y monumento a Cristobal Colón

Subió los peldaños del espacio circular dedicado al descubrimiento de las Américas y a su almirante, Cristóbal Colón. Bordeó e ignoró todos los relieves de bronce que recuerdan distintas escenas de aquella incipiente época colonizadora, en las postrimerías del siglo XV.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 58).

Bajo la lluvia en la Rambla

Lluvia en Barcelona

Salió a la calle tal como estaba. Únicamente cogió las llaves. Se avecinaban las diez de la noche. Avanzaba por Escudellers, camino de la Rambla, disfrutando de cada paso, aspirando ruidosamente el olor del suelo empapado, como si las emanaciones que propiciaba la lluvia lo colmaran de más vida.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 57).

La magia de la lluvia

La noche que luego le regaló el caprichoso juego de la lluvia deseada.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 56).