Museo Julio Romero de Torres

La chiquita piconera, frente a la que permanecí impresionado

Junto a mi chiquita piconera

Qué gran visita acabo de hacer. Frente a la obra del pintor cordobés, me he acordado mucho de la obra del poeta granadino. Acabo de respirar cierto aliento lorquiano.

Fragmento perteneciente a
CÓRDOBA
.
DIETARIO EN RED 2009-2010.

Elizabeth Short

EL FRAGOR DE LA SANGRE es la historia de un asesino con un perfil semejante al asesino de Elizabeth Short.

***   ***

Seguramente fue detenida por cualquier tontería. No lo sé. Tan sólo sé que era una actriz en ciernes de Los Ángeles. Y que en Los Ángeles te detenían y te detienen incluso por estornudar.

Elizabeth, qué triste constatación. Tu cuerpo desmembrado es semejante al que describí en uno de mis relatos, en «El fragor de la sangre«, de Trenzado de homicidas, un libro del que ya he hablado aquí.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Gustave Courbet

Courbet. Cada vez que me tropiezo con este apellido me acuerdo inmediatamente del famoso coño pintado de Courbet, y del cómo quieren que pinte ángeles si no he visto ninguno en mi vida. El realismo de Courbet: lo que se ve, lo que se toca. Los coños de Courbet: los que se ven, los que se tocan.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Unos besos

La generosidad sexual de las mujeres. Respecto a la generosidad sexual de las mujeres siempre recuerdo, y recordaré, la primera explosión espontánea en mis labios. Ocurrió hace la friolera de veinticuatro años, en un banco del parque García Sanabria, en Santa Cruz de Tenerife, donde cumplía, siempre a regañadientes, como soldado.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

¡Uf!

Guapa como pocas, y morena como una negra noche, me dice con una sonrisa plástica que no veía unos calzoncillos como los míos desde que de pequeña pilló a su abuelo con los pantalones bajados.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Morenaza

Ella. No la veo desde hace una hora y cuarto. Y todavía con el nimbo de sus mejillas en mis mejillas. Morenaza. Un libro abierto por dentro, por fuera. Su sinceridad pasmosa. Su sonrisa llena, que primero estalla y luego rebosa en el aire, en unos ojos atónitos, con chiribitas heridas: los míos. Y uno que se creía de vuelta de todo, que la miseria humana le había construido una coraza plagada de insensibilidad para la vida… Y menudo reencuentro con la vida. Ella. Sus cejas. Un dibujo sublime. Más de media vida sin verlo. Morenaza que esplende. El verbo sin tregua en ninguno de los dos. Su sonrisa que estalla y luego rebosa. Y la magia de los paralelismos. Coincidencias encadenadas de su vida con la vida de uno de mis personajes más queridos. Tanto que parece que a esta muchacha, sin conocerla, la hubiera tenido siempre interiorizada en el mismo centro de mis pensamientos. Ella. Casi dos horas sin verla. Todavía con el nimbo de sus mejillas en mis mejillas. Y uno que se sabe desbordado, embobado, encandilado, sin recursos.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

En perspectiva

Mi día libre. Muy de mañana. Los cristales empañados de las ventanas. El alivio de encontrarme bajo cubierto. El desayuno breve. El parte televisivo. La monotonía de los días iguales. Mi trepidante juventud perdida.

Entradilla inicial. Texto de DIETARIO EN RED 2004-2006