El poder de la valentía

Pero yo pasé la orilla y ella se hubo de quedar de pie sobre el agua, toda mojadita de espanto e impotencia.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«El día aquel del cementerio» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 26).

Drástica decisión

La hermana me dijo que me mataron al novio.

«Fragmento perteneciente al relato titulado
«El día aquel del cementerio» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 25).

Un novio fallido

Tiene las marcas de su silla señaladas en el culo.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 147).

Alma y cuerpo

Allá va el coche fúnebre, seguido de un tropel de automóviles.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 136).

Bullicio

—Sardinasenadobo, boqueronesenvinagre —dice—, callosbravaspinchos, caracolesgordosypequeños.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 134).

Pensamientos románticos

esta noche buscará su lecho del cementerio

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 133).

Momentos muy tristes

Fernandín, en el primer parpadeo, se desconoce a sí mismo

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 132).

La individualidad

A ver, cuáles son mis rasgos distintivos.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 131).

Desde las alturas

Si la difunta abriera los ojos ahora y se aceptara como es,

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 129).

Pasiones y muerte

La tirante Esperanza está enterrada en el cementerio de San Juan Despí.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 79).

La tirante Esperanza

Noviazgo

La tirante Esperanza era una mujer muy chocante desde el primer momento,

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 78).

Unos ojos al cielo

Noviazgo

El primer sueño de Fernandín de Rodríguez aterriza feliz.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 42).

Amor fallido

Triste amor

La garganta se le ha transformado en un armatoste de nudos.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 41).

Inesperada vergüenza

Un escarabajo

Se quedó desamparada. Los gorriones cantaban coplas desenfadadas a su lado.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 35).

Un encuentro de juventud

Margen de un río

Hace treinta y cinco años, a María la Virgen la dejé señalada para toda la vida.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 34).