Continúa la aberración

Las intenciones de los ojos

La imagen se concentraba en un primer plano. Casi violando el encuadre, la prostituta, con una mirada obscena, clavó sus ojos en los labios de la hija.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El itinerario» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 59).

Sexo retorcido

Postración

El gabán del calefactor acariciaba, con sus paños calientes, la piel expuesta.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El itinerario» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 58).