Nota sobre el coronavirus Covid-19

Como no podía ser de otro modo, suscribo, hasta el último punto, la nota que Morfeo Editorial ha publicado esta mañana sobre el coronavirus Covid-19 en relación a su actividad editorial.

En lo que a mí me toca, me comprometo a seguir en línea con Morfeo, siempre que no haya circunstancias mayores que impidan mi total disposición.

Sobre las dos partes que faltan del artículo “La mala suerte de Cervantes”, quedarán enlazadas, en este blog, en la entradilla precedente, aquí.

Dejo entre comillas la nota de Morfeo, que hago mía.

Cuídense, y pórtense bien.
Un abrazo.

«Dada la gravedad sanitaria provocada, a nivel mundial, por el coronavirus Covid-19, Morfeo Editorial informa de que, en la medida de lo posible, mantendrá su programación editorial semana a semana.

Aprovechamos para desearles a todos mucha suerte en esta situación, nunca experimentada, de estado de alarma y confinamiento sine die, en pos de la protección de un enemigo invisible.

La publicación de “La mala suerte de Cervantes” (2/3) saldrá en esta plataforma el domingo que viene a la hora de siempre (hacia las 11.00, hora peninsular española).

La novedad de esta semana ha sido la preventa del libro donde se insertan todos los artículos que venimos publicando, en esta plataforma, en los últimos meses, titulado ARTICULISMO FORMAL.
Aquí tienen el enlace, donde también aparece la sinopsis del libro.

Un abrazo».

Mi artículo «La mala suerte de Cervantes» (DR,2009), en abierto

Los escritores muertos,
los grandes escritores muertos,
y sus espectros. Curioso tema en mí.
Ya está publicado, en abierto, mi artículo “La mala suerte de Cervantes”. Como se ha troceado en tres partes, aquí está la 1/1 (y en las próximas semanas, las sucesivas).

El enlace 3

El enlace 2

El enlace 1

Mi artículo «CARTA A LOS JÓVENES ESCRITORES» (ABC,1998), en abierto

Hace casi veintidós años de la escritura de este artículo, ¡y todavía me recuerdo escribiéndolo! Considero sano contestar, con un artículo, a los artículos de tus compañeros de rotativo, aunque el compañero de rotativo se llame Camilo José Cela, premio Nobel, y el rotativo se llame ABC. Tanta sinceridad por mi parte… Jamás se me ocurrió que aquel artículo sería el último. Como dice la web de ARTICULISMO FORMAL, efectivamente, tras este artículo, el diario ABC ya no me admitió ninguno más. Veintidós años después, sigo sin conocer los motivos.

El enlace:

Carta a los jóvenes escritores, de Camilo José Cela (ABC, 1998)

El artículo de Camilo José Cela,
premio Nobel,
se encuentra, perfectamente legible,
únicamente
en el blog de
Eduardo Norte.
El enlace
(Buen trabajo, Eduardo)

P.D. Y el domingo que viene,
mi respuesta,
el artículo que escribí.

Mi artículo «Josep Pla en movimiento» (ABC,1998), en abierto

¡Ay, qué imagen aquella,
la de Josep Pla en movimiento!
Sigo sin creerme del todo,
tantos años después,
esto que dice Pla de que,
para la vida,
fue un hombre muy infeliz.
Aquí, mi artículo de ABC
«Josep Pla en movimiento»,
en Morfeo.

El enlace

Mi artículo «Un tímido esbozo» (ABC,1998), en abierto

¿Dispuestos a quedar hipnotizados?
Uno, dos, tres, ¡ya!
–ojo, el fondo es triste,
no entiendo muy bien
qué hace ahí mi sonrisa—

Acaban de colocar mi artículo de ABC «Un tímido esbozo», en la plataforma de Morfeo.

El enlace

Mi artículo «Cuestión de pulmón» (ABC,1998), en abierto

¡¡¡Menudo verano aquel!!!

Ya está listo mi artículo de ABC «Cuestión de pulmón»,
en la plataforma de Morfeo.

El enlace

Mi artículo «Un texto plagado de kas» (ABC,1998), en abierto

Acaba de salir el artículo de ABC «Un texto plagado de kas»,
en la plataforma de Morfeo
(nada, sobre discusiones literarias…).

El enlace

Ola de frío, en abierto

Un trasfondo triste, de temblor y fatalidad, con la paradoja de la natalidad. Mi viejo artículo «Ola de frío», desde esta mañana, aquí:

El enlace

Mi artículo «Asuntos grotescos» (ABC,1998), en abierto

Ya está a la vista el quinto de mis viejos artículos de ABC: «Asuntos grotescos».
El fondo es triste, de cabeza gacha y resignación. Subrayo estas palabras de Federico García Lorca: «Yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista abstracta por el hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos».

El enlace

Mi artículo «Anécdota con mote» (ABC,1998), en abierto

Ya tenemos rescatado mi artículo de ABC, de 1998, titulado «Anécdota con mote».

Fue divertido.
En enlace

Mi artículo «Centenario» (ABC,1998), en abierto

Acaba de salir, como cada domingo, hacia las once de la mañana, uno de mis viejos artículos, en https://www.facebook.com/morfeoeditorial/. Hoy podemos leer el titulado «Centenario», publicado en el diario ABC el día 5 de junio de 1998, el mismo día en que nació Federico García Lorca. Fue mi homenaje a García Lorca, en el centenario de su nacimiento. Al refrescar su contenido, me ha sorprendido ver que, hace tantísimos años, ya tuviera a Lorca tan cercano, exactamente como hermano y compañero. Visto con perspectiva, es natural que ese arraigo mío, casi genético, en Lorca, desembocara en el trabajo literario que, pronto, cualquier lector podrá comprobar. La palabra clave es “fusión”.

Feliz lectura: https://www.facebook.com/morfeoeditorial/posts/493263384632932

«Centenario», ABC, 05/06/1998.

El excelente poeta y dramaturgo Federico García Lorca (1898-1936)

 

Mi artículo «Sensaciones» (ABC,1998), en abierto

Como el domingo pasado, como el domingo que viene, como el resto de domingos venideros, hacia las once de la mañana, tendremos en abierto uno de mis viejos artículos. Mañana podremos leer el titulado «Sensaciones», publicado en el diario ABC el día 24 de mayo de 1998. Se encontrará en la siguiente red social de Morfeo Editorial (¿habrá ánimo, valor, debate?): https://www.facebook.com/morfeoeditorial/

«Sensaciones», ABC, 24/05/1998.

El exhonorable (2014) presidente de la Generalitat (1980-2003) Jordi Pujol (Barcelona, 1930). Detrás de él está el vampiro cinematográfico de 1922 Nosferatu.

El interesante novelista Juan Marsé (Barcelona, 1933).

Mi artículo «Unos tragos» (ABC,1998), en abierto

Hoy, desde aproximadamente las once de la mañana, tendremos en abierto mi artículo «Unos tragos», publicado en el diario ABC el día 2 de mayo de 1998. Estará en la siguiente plataforma de Morfeo Editorial (¿habrá debate?, ¿habrá ánimo y valor?): https://www.facebook.com/morfeoeditorial/

¡Disfruten!

«Unos tragos», ABC, 02/05/1998.

El gran escritor californiano, de origen alemán, Charles Bukowski (1920-1994)

Imagen simbólica sobre la vergüenza ajena

Mis artículos y crónicas, en abierto

A partir de mañana, mis artículos y crónicas se publicarán en abierto desde Facebook de Morfeo. Se trata de un conjunto que arranca en 1998, con mis artículos publicados en el diario ABC, y finaliza en 2015. Saldrán todos los domingos, hacia las once de la mañana. Es muy posible que se edite, como libro en papel, durante el segundo semestre de 2020, bajo el título genérico Articulismo formal. Aquí los vemos diseminados como ebooks.

P.D. Una nueva web se estrenó ayer, aquí.

La gloriosa erección, según Manuel Vicent

Movido por el afán de la precisión del adjetivo, que Josep Pla manejaba magistralmente, y leyendo uno de los periódicos atrasados que acumulo en el quemadero, me pongo a averiguar el grado de precisión de un adjetivo colocado por Manuel Vicent, en El País. Manuel Vicent califica de «gloriosa» la erección que mantienen en un posado fotográfico los filósofos Friedrich Nietzsche y Paul Rée, junto a la preciosa Lou Andreas-Salomé, quien no solo merece a su alrededor una gloriosa erección, sino miles. Aquí tengo remarcado en rojo las llamativas líneas de Manuel Vicent, escritor valenciano, una de las últimas sonrisas que actualmente escriben en los periódicos.

Recorte del artículo de Manuel Vicent
Como internet lo contiene todo, incluso la piedra filosofal, si se rebusca como en una escombrera, puesto que el destino premia a los humildes; como internet lo contiene todo, digo, me puse a buscar, con cierta ansiedad, la confirmación de que Friedrich Nietzsche, bastante famoso por su teoría filosófica del «superhombre», maridaba a la virtud idealista del superhombre un correspondiente plano físico de supercojones. Encontré la fotografía, y la decepción no pudo ser más profunda, puesto que me llevó a ella la estupenda adjetivación de Manuel Vicent, en este caso fallida. Aquí está la fotografía.

Friedrich Nietzche, Paul Rée y Lou Andreas-Salomé, desnudos
La erección de Paul Rée es tan mínima que ni se aprecia como tal, y la erección de Friedrich Nietzsche, absolutamente alejada de Príapo, es tan vulgar como deslucida. Puesto que las gloriosas erecciones miran al techo, no hacia el frente, la de Friedrich, o hacia el suelo, que ya resultan patéticas, por lo que tienen de capa caída.

Un consejo: si usted desea poseer una gloriosa erección, digiera usted una comida diaria como lo hacían vuestros abuelos en sus pueblos. O sea, coma usted comida de pueblo. No importa de qué pueblo. Verá usted cómo al cabo de unos meses el glande de su erección saluda al cielo. Doy fe de ello.

El nacionalismo y Pío Baroja (y XVI)

(El nacionalismo y Pío Baroja, decimosexta y última entrega)

Baroja paseando en el Retiro madrileño, de la serie "El nacionalismo y Pío Baroja"

Pío Baroja en el Parque del Retiro de Madrid.

Peor aún que la doctrina nacionalista me parece el procedimiento de los catalanistas. ¿En dónde, en qué está legitimada la campaña antiespañola que ha hecho durante muchos años el catalanismo? Yo he visto en periódicos extranjeros cómo se insultaba a los españoles estúpidamente, y sabía de dónde salían esos artículos publicados en periódicos italianos y franceses; he visto disfrazar la historia y la antropología, y todo con móviles mezquinos y bajos.
(…) Hoy, al lado del sabio, no está el sacerdote, ni el guerrero; hoy, al lado del sabio, marcha junto a él, muchas veces delante de él, el revolucionario. Alguno preguntará: ¿Qué consecuencia se puede deducir de sus palabras? La consecuencia que yo obtengo es esta: Cataluña es, hoy por hoy, un pueblo grande, un pueblo culto, que no ha encontrado los directores espirituales que necesita; que no ha encontrado sus escritores, ni sus artistas, porque una nube de ambiciosos y petulantes, más petulantes y ambiciosos que los que padecemos en Madrid, han venido a encaramarse sobre el tablado de la política y de la literatura y a pretender dirigir el país. Estos geniecillos pedantescos, estos Lloyd Georges de guardarropía, son los que necesitan cerrar la puerta de su región y de su ciudad a los forasteros; son los que necesitan un pequeño escalafón cerrado, en donde se ascienda pronto y no haya miedo a los intrusos; son los que quieren reservarse un trozo de tierra, hoy que nosotros creemos que la tierra debe ser de todos. ¿Y el remedio?, preguntará el que esté conforme conmigo. El remedio es uno: destruir, destruir siempre en la esfera del pensamiento. No hay que aceptar nada sin examen; todo hay que someterlo a la crítica: prestigios, intenciones, facultades, famas…
(…) Voy a concluir, porque estoy cansado de tener la pluma entre los dedos. No pretendo ser exacto; sé que soy arbitrario, pero me basta con ser sincero. Yo no llamo revolución a herir o a matar; yo llamo revolución a transformar.
(…) Que nuestra inteligencia sea como la reja que destroza la dura corteza del suelo. Que nuestro sentimiento crítico sea como el ojo del labrador que sabe distinguir la cizaña del trigo. Destruid y cread alternativamente y el porvenir de España y el porvenir de Cataluña será nuestro.

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 100).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)

El nacionalismo y Pío Baroja (XV)

(El nacionalismo y Pío Baroja, decimoquinta entrega)

Pío Baroja, junto al mar de San Sebastián. (De la serie "El nacionalismo y Pío Baroja").

Pío Baroja, junto al mar de San Sebastián.

Además, el nacionalismo lleva un cargamento histórico que la masa popular, con un gran sentido de la realidad, mira con un desdén absoluto. La masa popular es radical, es antitradicionalista, es antihistórica, y tiene razón. Su instinto le hace comprender que en la tradición está su enemigo. El hombre que vive en el pasado no ama el presente y quiere vaciar casi siempre el porvenir en el molde de lo pretérito. Nosotros, no; nosotros no queremos ocuparnos del pasado, no queremos saber las fases que han servido de etapas al martirologio del pueblo. La Humanidad ha levantado dos grandes construcciones: la Historia y la Ciencia. La Historia es como un río, tan pronto claro, tan pronto turbio, que viene de la oscuridad de las edades lejanas; la Ciencia es la construcción sólida de la Humanidad, la única bienhechora; ella, poco a poco, a medida que avanza, nos va dando el pan del cuerpo y del espíritu, y va alejando de nuestro lado las enfermedades y la muerte.
(…). Sí, la ciencia es sagrada; podremos comprenderla o no; podrá estar por encima de nosotros, pero no importa, es nuestra protectora, es nuestra madre. La historia, no; la historia es traidora, la historia es reaccionaria, la historia trata de escarmentarnos con el ejemplo; pero, afortunadamente, los pueblos no tienen memoria y olvidan a los tiranos y olvidan a sus verdugos. Es la manera mejor de vengarse de ellos.

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 96).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)

El nacionalismo y Pío Baroja (XIV)

(El nacionalismo y Pío Baroja, decimocuarta entrega)

Pío Baroja en Itzea, en 1918. (De la serie "El nacionalismo y Pío Baroja").

Pío Baroja en Itzea, en 1918.

Yo no creo que haya nada útil, nada aprovechable, en el nacionalismo; no me parece, ni mucho menos, el régimen del porvenir. Si ya a los hombres nos empieza a pesar el ser nacionales; si ya comenzamos a querer ser solo humanos, solo terrestres, ¿cómo vamos a permitir que nos subdividan más, y el uno sea catalán, y el otro castellano, y el otro gallego como una obligación?
Porque ahora lo somos todos, claro, según nuestro nacimiento; pero yo, vascongado, voy a vivir a Madrid y soy un madrileño, sin necesidad de exigirme expediente, y el aragonés, o el valenciano, o el gallego que viene a vivir a Barcelona es un catalán como el que haya nacido en Reus o en Gerona.
(…) ¿Y por qué obligar al que se siente castellano o aragonés, que es una tierra de trigo, de viñas y de olivos, a identificarse con el vasco verdadero, de una tierra de maíz y de manzanos?
No, yo no veo en el nacionalismo como un régimen del porvenir; podrá ser un camino en países constituidos por razas distintas: en Austria, por ejemplo, en donde los checos luchan contra los sajones; en Rusia, donde los polacos luchan contra los eslavos; en los Balcanes, en Finlandia, en Irlanda; ¡pero aquí!, aquí no tiene razón de ser y creo que en el fondo no tiene tampoco raíz; creo que en el fondo no se sostiene más que por rivalidades personales, por celos de unos personajes contra otros, por ver el modo de quitarse la parroquia mutuamente.

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 96).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)

Javier Marías, paradigma del despieste

Hoy, en El País, aparece una entrevista a Javier Marías. Destaco su titular: «Que un libro siga vivo es un milagro». Efectivamente, Javier Marías es paradigma del despiste. Porque siendo tan inteligente, tan vivo, literariamente tan reconocido, comete la estupidez de dejar claro como el agua el hecho de NO haberse enterado del siglo en que vive: el siglo XXI, con toda la revolución que provoca en cualquier rama de la CULTURA la fusión digital.

Javier, @jmariasblog,
permíteme alertarte, sin enojo:
en lo literario,
todavía NO te has enterado
de que vives en el siglo XXI

Javier Marías, todavía anclado en los vicios serviles del siglo XX

Estúpida declaración de Javier Marías

P.D. Pongan el cursor en el titular y verán unas palabras dentro de un globo de tebeo.

El nacionalismo y Pío Baroja (XIII)

(El nacionalismo y Pío Baroja, decimotercera entrega)

Billete de Pío Bajoja, de 1978 (en la serie sobre el nacionalismo)

Curioso billete de 25 pesetas (cinco duros).

Así, como decía antes, que era muy posible que no hubiese problema catalán, creo también muy posible que no haya dentro de ese problema, si lo hay, cuestión de rivalidad de lenguas.

La cuestión del predominio del idioma se ha de resolver por el tiempo. El castellano se ha convertido en español y hasta en hispanoamericano; es una lengua tan nuestra como de los demás españoles, tan del catalán como del gallego o del vascongado.

(…) Hace unos días se decía que los yaquis querían proponer el español como un idioma universal. ¿Y no sería estúpido hacer perder la extensión de una lengua, que es también de uno, por un prurito de amor propio? Dar a entender, como lo hacen los catalanistas, que el castellano se conserva en Cataluña por la presión oficial, es un absurdo. Aquí, en Barcelona, se han hecho en estos últimos tres o cuatro años grandes Enciclopedias; pero se han hecho en español, y es natural, porque es la única manera de tener la venta en América, porque el interés de todas las regiones españolas es hacer del español una lengua expansiva.

Ante los hechos es ridículo afirmar es despotismo central en la cuestión del idioma. Es naturalísimo que de los cuatro o cinco idiomas nacionales haya preponderado uno, y esto ha pasado en Francia y en otros países, y esto pasa en España; pero el Estado no ha hecho presión aquí y, si la ha hecho, no ha sido tan enérgica como la han hecho en Francia, en Alemania y en Inglaterra, con sus idiomas regionales.

(…) Todos los pueblos que caen quieren regiones más o menos separatistas, porque el separatismo es el egoísmo, es el sálvese el que pueda de las ciudades, de las provincias o de las regiones.

Ya sé que no se puede hablar hoy de separatismo, porque los nacionalistas, aun los más absolutos, no quieren llamarse así. ¿Pero esta es una cordialidad que debemos agradecer o es el reconocimiento de que no se puede vivir separados? ¿Es un mérito o es el convencimiento de que no se pueden cortar los lazos con que nos une a los españoles, sobre todo, la geografía?

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 92).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)