Calor en casa

calor

El delectare et prodesse de los versos de Horacio me aproxima a los alumnos y casi me convierte en uno de ellos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 22).

Sesión satisfecha

Látigo masoquista

Había subestimado su inteligencia. Reconozco que la ciudad ofrece muchas posibilidades.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 21).

Cosas de profesionales

Luis de Góngora, padre del Culteranismo

A veces, con la adrenalina tocándome la chumbera del culo, me pongo filósofo, redicho, como culterano fracasado.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 20).

Una compañía

Sadomasoquismo

—Sí, ama.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 19).