Justinita la Idolatrada, en iBookstore

JUSTINITA LA IDOLATRADA, cuento perteneciente a Relatos del fuego sanguinario y un candor, disponible en iBookstore.

Ebook Justinita la Idolatrada, de Antonio Gálvez AlcaideJUSTINITA LA IDOLATRADA es una historia de amor filial. En JUSTINITA LA IDOLATRADA se aprecia la tremenda congoja de la señora Justina, a la que se le muere su bebé en los brazos para recoger un desenlace impensable. JUSTINITA LA IDOLATRADA es un cuento que pertenece al libro RELATOS DEL FUEGO SANGUINARIO Y UN CANDOR.

JUSTINITA LA IDOLATRADA
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Memoria de la ciudad sin paz, en iBookstore

MEMORIA DE LA CIUDAD SIN PAZ, cuento perteneciente a Relatos del fuego sanguinario y un candor, disponible en iBookstore.

Ebook Memoria de la ciudad sin paz, de Antonio Gálvez AlcaideMEMORIA DE LA CIUDAD SIN PAZ es una historia sobre los deseos de cambio de gobierno hacia una auténtica democracia. En MEMORIA DE LA CIUDAD SIN PAZ su personaje protagonista, Magdalena Huertas, se presenta a la presidencia de su país sin entender su inmenso poder de convocatoria. MEMORIA DE LA CIUDAD SIN PAZ es un cuento que pertenece al libro RELATOS DEL FUEGO SANGUINARIO Y UN CANDOR.

MEMORIA DE LA CIUDAD SIN PAZ
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

 

Una niña perdida en el mar, en iBookstore

UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR, cuento perteneciente a Relatos del fuego sanguinario y un candor, disponible en iBookstore.

Ebook Una niña perdida en el mar, de Antonio Gálvez AlcaideUNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR es la historia de una supervivencia milagrosa en una costa del Caribe. Valeria, de diez años de edad, se ve obligada a hacerse cargo del cuidado de dos niños menores que ella, sin saber que quien apareció como un náufrago, es Eduvigis Lindavista, una niña que había fallecido en olor de santidad hacía muchos años, una niña que, tras su muerte, aparece por primera vez en el mundo de los vivos, en cuerpo y alma, en la consecución de esta historia. Y lo hace de la forma más sencilla, como un huésped más en el triste alojamiento de las pasiones terrenales. UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR es un relato que pertenece al libro de cuentos titulado RELATOS DEL FUEGO SANGUINARIO Y UN CANDOR.

UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Eduvigis Lindavista, en iBookstore

EDUVIGIS LINDAVISTA, cuento perteneciente a Relatos del fuego sanguinario y un candor, disponible en iBookstore.

Ebook Eduvigis Lindavista, cuento perteneciente a Relatos del fuego sanguinario y un candor, en iBookstoreEDUVIGIS LINDAVISTA es un relato, la historia sobre cuyo personaje principal gira todo un libro de cuentos: RELATOS DEL FUEGO SANGUINARIO Y UN CANDOR. En EDUVIGIS LINDAVISTA se desarrollan los primeros años de vida de una niña santa que nació del pecado, la niña Eduvigis. Dejemos en palabras de su autor lo que representa este personaje en su trayectoria narrativa: «Parecía que mi primer personaje hispano, la niña Eduvigis, una niña de siete años muerta ‘en olor de santidad’, una niña santa, tiraba de mi mano con su poderosísima energía, que avivaba mi intuición narrativa, que transformaba mi tonalidad lingüística de español en tonalidad lingüística de americano, para la que no desdeñé muchos usos y registros andaluces».

EDUVIGIS LINDAVISTA
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Un putero

Puteros

—¡Se terminaron, putero!

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 86).

Alaridos

—Parece usted un animal de los más idiotas… Se terminaron los alaridos en su piso, ¿vale, señor Julián? Se terminaron los insultos, que se pueden escuchar hasta en Mallorca.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 85).

Entrega

Una familia sagrada

Todo se va a cumplir desde este preciso instante.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«La confesión» , del libro Cuentos agrios (pág. 36).

El quid de la cuestión

No lloro de miedo ni de pena. Ocurre que me escuecen los ojos de verle tan iluminado por las lámparas de esta rastrera iglesia.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«La confesión» , del libro Cuentos agrios (pág. 31).

Las vueltas de la vida

Diez años después, la joven Valeria fue conducida por primera vez, por las vueltas que da la vida, a la afamada Basílica de la gran ciudad.

Fragmento perteneciente a
UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR.
RELATOS DEL FUEGO SANGUINARIO Y UN CANDOR
.

Mortaja

—Yo vi una vez a la niña Eduvigis muertita, en su caja transparente de la Basílica, y era una prenda como tú, rete linda.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Justinita la idolatrada» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 103).

Inmensa tristeza

El alba rasguñaba la puerta de la señora Justina y terminó cascándose, como huevo de chachalaca, sobre la madera de polilla.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Justinita la idolatrada» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 101).

Memoria histórica

La voz del pueblo vive como cantilena, de generación en generación

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Memoria de la ciudad sin paz» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 84).

Muertos por todos lados

La trepidante ciudad continuó abastecida de violencia.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Memoria de la ciudad sin paz» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 83).

Triunfo político

Magdalena Huertas jamás conoció el porqué de su inmenso poder de convocatoria

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Memoria de la ciudad sin paz» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 81).

Incluso desafiando a la muerte

¡Que no nos fiemos, pueblo, y menos de ese soldado de gafas negras y sin ojos!

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Memoria de la ciudad sin paz» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 80).

Pasión discursiva

Desde que se rumoreó que Magdalena Huertas era descendiente de una niña santa, muertita y adorada en un país recóndito, los electores la escuchaban consternados y deslumbrados, como si presenciaran la propia imagen de Dios

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Memoria de la ciudad sin paz» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 79).

Frente a la niña Eduvigis

Nadie conseguía ver el túmulo, el puntito de su devoción.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Vuelos de deseo y grietas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 62).

La niña, objeto de peregrinación

se separa de sus remordimientos, del tormento de sus carnes enfermas.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Eduvigis Lindavista» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 21).

Difícil trance

, una niña durmiente que no respiraba,

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Eduvigis Lindavista» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 20).

Muerte y libertad

Halló un tiro limpio en la frente.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Eduvigis Lindavista» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 19).

Un levantamiento

La tenía sobre sus rodillas, la arrullaba en su pecho marchito, la mojaba de lágrimas

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Eduvigis Lindavista» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 18).