Síntomas

Estos síntomas se refieren al adulterio. En el relato Síntomas todo es sintomático, efectivamente, hasta que llega la evidencia, cosa que parece que duele. A través de la noticia pormenorizada de un cornudo, uno se encuentra con que lo que es de otro también parece suyo. Qué ironía. Hay que tener en cuenta, y es muy importante tenerlo en cuenta en nuestras vidas, que para Quevedo e incluso para Lazarillo, el adulterio suponía dos cosas muy importantes: tener teta y sopa. Así que no nos hagamos muy mala sangre con unos cuernos sobrepuestos y empezar a asimilar que un trío también puede ser excitante y enriquecedor (no me hagan mucho caso).

Perfume de mujer

Perfume de mujer

Parece, señor Inspector, que esto de matar puede crear adicción cuando maduran y se olvidan las primeras conmociones.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 82).

Desconcierto

Persona desconcertada

Estoy muy desconcertado. A lo mejor pido asistencia psicológica.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 81).

Hermanos

Bote de Valium

Adiós, hermano.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 80).

Desconfianza

Imagen de desconfianza

Qué asco me dio pensar que otro cipote había hurgado por allí.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 79).

Apenas una reacción

Imagen de burla

¿Por qué dispongo de tan poco espíritu?

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 78).

Aferrarse a la confianza

Un gesto de confianza

Me acerqué a la puerta del dormitorio, más muerto que vivo.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 77).

Los teléfonos indiscretos

La importancia de un teléfono

Me escamó que dijera, poco antes de colgar, y aflojando la voz: “Mañana, aquí”.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 76).

Consideraciones varias

Calvicie

No creo yo que esta maniobra se haya reproducido en mi cama. La hubiera notado. Bueno, no sé qué pensar. Yo ya no sé qué pensar.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 75).

El encuentro

Tirabuzones

Todavía conservaba los tirabuzones que le hizo el otro en el pelo con los dedos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 74).

La espera

Gran nariz

A ver, a ver qué nuevas trae la Isa. A ver qué dice. A ver qué hace.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 73).

Triste imagen

Cuernos

Ella sonreía al fulano. Se notaba que se encontraba más a gusto que Dios. A veces le acariciaba una manita a la criatura. A mí, Juan, a mí me dieron ganas de cagar. Se me puso el cuerpo descompuesto. Me dio un miedo de dos pares de cojones.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 72).

¿Adulterio?

Adulterio

Cariño, ¿crees que las situaciones que plasman estas hojas las puede experimentar cualquiera?

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 71).