Una bruja, en iBookstore

El ebook Una bruja, el inicio de la novela El informe del roedor, disponible en iBookstore.

Ebook Una bruja, el inicio de la novela El informe del roedor, de Antonio Gálvez AlcaideUNA BRUJA es el inicio de EL INFORME DEL ROEDOR, una novela del escritor barcelonés Antonio Gálvez Alcaide.
Sinopsis de EL INFORME DEL ROEDOR:
EL INFORME DEL ROEDOR es la pormenorizada radiografía de una locura. Pascual Pérez Pérez, su protagonista, elabora un informe sobre sí mismo para un destinatario sobre el que siente devoción: la doctora Sarmiento.
Todo parte de su pretendida clarividencia, que si bien acierta muchas veces, falla estrepitosamente en momentos clave. Por tales circunstancias, cree que su esposa es una bruja que le sorbe los sesos durante la noche, con el favor de una pajita acerada; comete tropelías en el edificio donde trabaja como albañil; invade el espacio de un piso vecino; asalta a una pareja en un parque; se atrinchera en su propia casa en vísperas de la primera guerra del Golfo, creyendo que Iraq provocará la Tercera Guerra Mundial…
Veamos algunas palabras de Pascual sobre sí mismo: «¡Debo de ser un demente único, un loco violento, aislado y desatado! ¡Carajo, en España no hay gente tan mala!».

UNA BRUJA
también se puede adquirir en
Amazon
GooglePlay
Kobo
Nook

Alguien en incuestionable agonía

valentine gode darel agony

El individuo yacía sobre las escaleras, en un estado de incuestionable agonía.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 133).

Dorita

Ojos verdes de Dorita

Miró el nimbo de Dorita, sus cabellos de amarillo taxi barcelonés, la preciosidad que le otorgaban sus ojos de verde paloma.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 130).

Espíritus inmundos

Espíritus inmundos

¡Espíritus inmundos, que tenéis arterias de aguas fecales! ¡Hipócritas de mierda!

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 125).

Hipócritas de mierda

Salvador expandió su vista al aire que soplaba un metro por encima de las cabezas de aquella gente congregada. Y exclamó, con una cólera jamás frecuentada:

—¡Hipócritas de mierda, que ni vivís ni dejáis vivir! ¡Hipócritas de mierda, que hacéis un amigo y lo hundís dos veces más que vosotros! ¡Hipócritas de mierda, que pagáis cenas, que pagáis impuestos, que pagáis, que pagáis, que pagáis, que pagáis para que se os mire bien y no sois capaces de pagar buena fe! ¡Hipócritas de mierda, que decís te quiero a vuestras novias, a vuestros novios, a vuestros maridos, a vuestras mujeres, mil veces, dos mil veces, tres mil veces, cuatro mil veces, y luego los abandonáis sin compasión! ¡Hipócritas de mierda! ¡Pero qué hipócritas de mierda sois! ¡Que parecéis personas justas y por dentro estáis repletos de veneno! ¡Hipócritas de mierda! ¡Serpientes! ¡Raza de víboras!… De verdad —dijo algo más calmado—. De verdad, no sé cómo no os parte un rayo.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 124).

De tú a tú

Quien tenga más valor, que venga aquí y lo diga.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 141).

Un contacto singular

Telepatía

A nadie le gusta rememorar sus propias desgracias

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 102).