Pisando el suelo

El conductor gritó desesperado. A la mujer le crujieron varias costillas tras el último esfuerzo de la exasperación.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«El borracho» , del libro Cuentos agrios (pág. 86).

Gravísima impotencia

Juncos en un río

El conductor se hallaba a un metro de los matojos y de las hierbas tiernas, de los juncos y de las cañas recias.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«El borracho» , del libro Cuentos agrios (pág. 85).

Puntos vulnerables

Hipopótamo puede pintarse como un hombre excesivamente malvado, cejijunto, de prominente barriga, de abultados brazos, de malolientes y constantes sudores, de casi dos metros de altura.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Mataperros» , del libro Cuentos agrios (pág. 71).

Subestimarse

¿Seré una mala bestia, de esas que dicen estar desatadas? Es posible.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Mataperros» , del libro Cuentos agrios (pág. 70).

La vida en la tele

Frente a la televisión en la infancia

No ha sido así y cada uno de mis hermanos ha seguido el mal camino que predomina en nuestro barrio, que es marginal y despliega un gran índice de drogadicción y delincuencia, como alguna vez dicen los periódicos.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Mataperros» , del libro Cuentos agrios (pág. 69).

Haciendo memoria

Mi madre. Sólo recuerdo un fragmentario sonido de su voz. Una voz sin palabras.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Mataperros» , del libro Cuentos agrios (pág. 68).